El amparo es un juicio creado a favor de los gobernados que tiene por objeto hacer respetar sus garantías individuales, en contra de leyes o actos de la autoridad.

 

El juicio de amparo mexicano constituye en la actualidad la última instancia de impugnación de la mayor parte de los procedimientos judiciales, administrativos y aun de carácter legislativo, por lo que tutela todo el orden jurídico nacional contra las violaciones realizadas por cualquier autoridad, siempre que esas infracciones se traduzcan en una afectación actual, personal y directa a los derechos de una persona jurídica, sea individual o colectiva.

La Ley de amparo contempla dos tipos de amparo

  1. El amparo indirecto.
  2. El amparo directo.

Amparo indirecto.

Procede, de conformidad a la ley, en los siguientes casos:

  1. Contra leyes que, por su sola expedición, causen perjuicios al quejoso.
  2. Contra actos que no provengan de tribunales judiciales, adiminstrativos o del trabajo.
  3. Contra actos de tribunales judiciales, administrativos o del trabajo ejecutados fuera de juicio o después de concluido.
  4. Contra actos en el juicio que tengan sobre las persons o las cosas una ejecución que sea de imposible reparación.
  5. Contra actos ejecutados dentro o fuera de juicio, que afecten a personas extrañas a él.

De manera concreta, los juicios de amparo indirecto más recurridos son:

  • En contra de órdenes de detención o aprehensión, emitidas por el Ministerio Público o un Juez Penal.
  • En contra de la detención o arresto derivado del alcoholimetro.
  • En contra de clausuras de establecimientos mercantiles.
  • En contra de leyes nuevas.

Amparo directo.

Procede contra sentencias definitivas dictadas por tribunales judiciales o administrativos, o contra laudos pronunciados por tribunales del trabajo, por violaciones a las leyes del procedimiento cometidas durante la secuela del mismo, siempre que afecten las defensas del quejoso, trascendiendo al resultado del fallo y por violaciones de garantías cometidas en las propias sentencias o laudos.

La suspensión del acto reclamado.

Al momento de ingresar la demanda de amparo se solicita la suspensión provisional del acto reclamado, siendo ésta una determinación judicial que muchas veces se confunde con el amparo mismo, pues tiene como propósito suspender la ejecución del acto que se reclama violatorio de garantías.

 

Nuestro despacho se puede hacer cargo de la promoción del juicio de "amparo", brindándole la asesoría necesaria para determinar si es este juicio el que debe promoverse o cuál es la acción legal que debe realizarse, por lo que puede contactarnos.